¿QUÉ ES LA EXACERBACIÓN DE LA ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA (EPOC)?

Aunque no hay una definición universalmente admitida, entendemos que la exacerbación de EPOC es una situa­ción de empeoramiento mantenido del paciente con EPOC en su situación basal de tos, disnea, expectoración y/o purulencia del esputo, o cualquier combinación de estos síntomas más allá de la variabilidad diaria, de comienzo agudo y que requiere un cambio del trata­miento habitual.

¿Cuáles son los síntomas de una exacerbación de la EPOC?
Síntomas claves: la tos, la disnea y la expec­toración.

¿Cuáles son las causas?
La causa más frecuente de la exacerbación de la EPOC es la in­fección bronquial viral o bacteriana (al 75% de las exacerbaciones de EPOC se les atribuye una causa infecciosa); esto no conlleva asimilar la exacerbación con la infección, pues hay otras causas desenca­denantes que no debemos olvidar, como son la contaminación ambiental, el traumatismo torácico, la insuficiencia cardiaca, el tromboembolismo pulmonar, etc.

¿Cómo prevenir una exacerbación de la EPOC?
La prevención de las exacerbaciones se basa en un correcto tratamiento y seguimiento de la enfermedad de base, que incluya dejar de fumar, un control de los síntomas y de la función pulmonar, la prevención de la infección mediante la vacunación, además de, una educación del paciente y su entorno para el autocuidado de la enfermedad.

En caso de agudización, se recomienda el uso de corticoides orales o tratamiento  antibiótico erradicador en función de las causas y gravedad del cuadro.