¿QUÉ ES LA FARINGOAMIGDALITIS AGUDA?

Es una infección de la faringe y de las amígdalas. También se la puede denominar como faringitis aguda o amigdalitis aguda, siendo conocida en el lenguaje coloquial como anginas. Se trata de una de las infecciones más frecuentes durante la infancia. Es muy importante diferenciar la infección por bacterias del enrojecimiento que se produce durante un catarro por virus, ya que el tratamiento será distinto.

Clasificación de las faringoamigdalitis
Las faringoamigdalitis pueden ser agudas, y dentro de éstas: inespecíficas, específicas (manifestaciones faríngeas de infecciones de carácter más general)  o manifestaciones de otros cuadros no infecciosos de carácter más general.

Causas de las faringoamigdalitis
Es una enfermedad infecciosa contagiosa, bien por el aire (al toser o estornudar), bien por contacto directo. Es falso que la enfermedad se produzca por pasar frío, por beber líquidos fríos o comer helados, por exponerse a corrientes de aire, etc...

Las faringoamigdalitis agudas inespecíficas son las más frecuentes. Incluyen las faringitis catarrales agudas, característicamente “rojas” en la zona afectada, y las supurativas o “blancas”, normalmente de origen bacteriano. Sólo el 15% de las faringoamigdalitis son bacterianas, habitualmente producidas por un germen estreptocócico. El resto de los casos están originados por virus.

¿Cuáles son los síntomas de la faringoamigdalitis aguda?
La enfermedad comienza entre 12 horas y 5 días después del contagio. La faringoamigdalitis por virus suele tener un comienzo gradual, con fiebre menor de 39ºC, dolor de garganta y pequeños ganglios en el cuello. Se suele acompañar de otros síntomas, como moco nasal, tos y enrojecimiento ocular.

La faringoamigdalitis aguda por bacterias suele comenzar de forma brusca con un gran aumento de la temperatura (hasta 39º), escalofríos e intenso dolor al tragar tras 3-5 días de incubación.

Los motivos de consulta urgente son:

  • Dificultad progresiva para tragar o respirar
  • Presencia de labios morados (cianosis)
  • Exceso de salivación continua

 

¿Cómo prevenir y tratar la faringoamigdalitis aguda?
Evitar estar en contacto con personas que estén padeciendo un proceso de este tipo. No se debe dar tratamiento sin consultar antes con un médico.

Las faringoamigdalitis víricas no suelen complicarse y se curan espontáneamente, sin tratamientos especiales, en pocos días.

Las faringoamigdalitis bacterianas requieren ser tratadas con antibióticos.